No hay ninguna inflamación en tu tendón

Al pensar en tendinitis viene a nuestra mente un dolor punzante, falta de fuerza y de flexibilidad. Y sobre todo la imagen de semanas de frustración por no poder correr: es una lesión terca y persistente, aunque no tanto con el tratamiento adecuado.
Por desgracia, la propia denominación de tendinitis forma parte del problema. El sufijo “–itis” significa inflamación. Solo se produce por micro-roturas agudas, cuando el tendón sufre una tensión excesiva. Y es muy poco frecuente.

Por el contrario, la gran mayoría de los problemas en los tendones se producen por el sobreuso continuo, que no genera tendinitis sino tendinosis. El tendón necesita no solo estímulo y entrenamiento, sino también descanso, porque es durante ese descanso que los fibroblastos (las células especializadas en construir nuevo tendón) hacen su trabajo. Por ejemplo, el archiconocido “codo de tenista” no es tendinitis del extensor radial corto del carpo, sino una tendinosis.

Un tendón sano visto al microscopio tiene un aspecto blanco, brillante, firme.

Tendón sanoTendinosis

Con tendinosis, el aspecto cambia a apagado y ligeramente parduzco. Las fibras de colágeno ya no están alineadas (como ves en la imagen derecha) y se aprecia como frecuentemente no están enlazadas . El resultados es que el tendón es mucho menos fuerte. Literalmente.

Y el tratamiento es diferente

Que la sesión no tenga que ver con inflamación es muy relevante para el tratamiento adecuado.

  1. Nada de antiinflamatorios
    No hay nada inflamado, no hay –itis. Pero además los antiinflamatorios interfieren con la creación de nuevo colágeno e impiden que tus tendones se recuperen.
  2. Libera la tensión muscular
    La acumulación de tensión muscular en la zona ejerce tensión permanente sobre le tendón. Hay que liberar. Ve al fisio. O hazte un RESET muscular
  3. Decanso relativo
    Da un respiro a tus tendones y permite que se recuperen
  4.  …pero no absoluto. Haz ejercicio muy suave
    Muy suave. El adverbio es importante. MUY suave. Necesitan un estímulo ligero que estimule la producción de nuevas fibras de colágeno.
  5. … que sea diferente al que te causa el dolor  
    Aquí a menudo es importante consultar con alguien experto. Quizá tengas un problema importante en tu técnica de carrera. Eso es lo que hay que cambiar. Mientras, mejor nadar o bici. Que no te duela
  6. Ejercicios excéntricos.
    La evidencia científica en este caso es apabullante. Si quieres curarte, haz ejercicios excéntricos. En este otro post tienes una breve pero completa guía de como hacer los ejercicios excéntricos.
  7. Nutrición
    Vitamina C, manganeso, y zinc favorecen la síntesis de colágeno . Pero déjate de pastillas. Toma más fruta, leche, frutos secos y pescado (aunque sea sardinas en lata)