Investigación sobre contracturas

1. Causas: sobreuso y estrés repetitivo

El sobreuso se produce cuando entrenas más de lo que tu cuerpo es capaz de recuperar. Sobre todo, se ha descubierto una alta correlación entre los aumentos rápidos de ritmo de entrenamiento y las sobrecargas y contracturas (aumentos de distancia, velocidad o intensidad, a veces todo a la vez…)

El estrés repetitivo se produce cuando usamos un músculo una manera “forzada”. Por ejemplo, si corremos inclinados, si la postura en la bici no es la adecuada, o si juegas al paddle con una raqueta de empuñadura demasiado ancha.

Taunton et al. Retrospective case-control analysis of 2002 running injuries. Br J Sports Med 2002 

2. Qué ocurre: exceso de acetilcolina

El sobreuso y el estrés repetitivo provocan un mal funcionamiento en algunas placas motoras que segregan un exceso del neurotransmisor de las contracciones: la acetilcolina. 

En esas zonas el músculo interpreta que debe seguir contraído. Se producen algunos puntos muy tensos que a veces incluso se pueden notar al tacto (los famosos “nudos”).

En la sobrecarga hay pocos puntos contraídos, pero los suficientes para notar que algo no va bien. En la contractura hay algunas zonas completas ya en estado de contracción permanente.

Gerwin, Dommerholt y Shah - An Expansion of Simons’ Integrated Hypothesis of Trigger Point Formation

3. Falta de riego sanguíneo

La contracción permanente hace que el riego sanguíneo en la zona se vea muy dificultado. Llega mucha menos sangre, y la oxigenación y recogida de desechos metabólicos es mucho más reducida.

4. Círculo vicioso

La falta de riego sanguíneo contribuye a que la acetilcolina no se reabsorba y se produce un círculo vicioso: exceso de acetilcolina -> falta de riego -> no re-absorción de acetilcolina -> exceso de acetilcolina -> …

5. Debilitamiento muscular

La falta de oxígeno es dañina para el músculo. Las células musculares sufren y se debilitan. Cuantos más días dure la contractura, mayor será el daño muscular y más cuidado hay que tener en la vuelta al entrenamiento

Rompiendo el círculo vicioso

La recuperación de sobrecargas y contracturas pasa por romper o reducir el círculo vicioso.

Reposo, el masaje terapéutico, elevación, compresión, etc… Los tratamientos tradicionales contribuyen poco a poco a mejorar el riego en sanguíneo en la zona y en consecuencia a que la acetilcolina se reabsorba poco a poco.

El reset muscular es otra forma de tratamiento: deshacer la acetilcolina por medio de una neuroestimulación profunda. Al desaparecer la acetilcolina, el músculo puede de nuevo relajarse, vuelve a circular la sangre, y la recuperación muscular es mucho más rápida.

El músculo antes y después de un reset muscular
El músculo antes y después de un reset muscular

Si tienes alguna duda

Foto de portada basada en un diseño original de Freepik. www.freepik.es