Las sobrecargas y contracturas están entre las lesiones más frecuentes. Más del 50% de los deportistas aficionados las padecen cada año. El principal problema es que suelen ser muy repetitivas cuando no se curan bien, y pueden degenerar progresivamente en tendinopatías o roturas musculares.

Se suelen tratar con algo de reposo, masaje, estiramientos, alternancia de frío y calor, elevación, compresión... Pero los métodos tradicionales suelen tardan mucho y no acaban de solucionar del todo el problema.  En cambio el reset muscular es un tratamiento eficaz y rápido (sesión de 30 minutos), asequible (una o dos sesiones) y no duele (nada). 

Aquí tienes más información sobre Causas, Síntomas, Tratamiento, Consejos... Si tienes dudas, llámanos y te aconsejamos. 

Pide una cita, hazte un reset muscular y elimina de una vez la causa raíz de tu contractura o sobrecarga.

 

Da el primer paso ahora

La principal causa es el sobreuso: el aumento repentino de la intensidad o la frecuencia de los entrenamientos.

Cuando el volumen de entrenamiento excede la capacidad de adaptación de los músculos, se produce la lesión. En ese momento, el músculo pierde parcialmente su capacidad para relajarse. Esto se debe a que se producen acumulaciones de un neurotransmisor denominado acetilcolina. Mientras estén presentes estas acumulaciones de acetilcolina, una parte más o menos grande del músculo estará contraída.

La segunda causa es por estrés repetitivo:  cuando usamos un músculo de una manera “forzada”. Por ejemplo, si corremos inclinados, si la postura en la bici no es la adecuada, o si juegas al paddle con una raqueta de empuñadura demasiado ancha

El principal factor de riesgo es haber tenido una sobrecarga o contractura recientemente: son lesiones muy repetitivas si no se curan bien.

Todos lo hemos notado. Progresivamente vamos notando que los  músculos se van “cargando”. Una molestia continua pero creciente con los días. Como somos muy tozudos seguimos entrenando hasta que empezamos a tener esa sensación tan clara de “estoy a punto de lesionarme seriamente”.

Lo importante es descartar que no sea una rotura de fibras.

Sobrecarga o contracturaRotura
Progresivo. Si acaso, pinchazo ligero.Repentino, brusco, latigazo intenso , pedrada fuerte
Tienes tentaciones de seguir entrenandoTienes clarísimo que no puedes seguir. Que te has hecho daño de verdad
Sin hematomaCon o sin hematoma (porque puede estar oculto)

Es importante que acudas a tu fisio para que valore si es una sobrecarga, contractura o ya es una rotura muscular.

Tradicionalmente se tratan con reposo, masaje, estiramientos como si no hubiera un mañana, frío y calor, elevación, el taping...

Pero a menudo no son realmente eficaces para resolver la causa raíz: las acumulaciones de acetilcolina.

En cambio, el reset muscular deshace las acumulaciones de acetilcolina con una corriente suave pero muy específica que alcanza la placa motora. Una o dos sesiones, que recomendamos hacer en días consecutivos, suelen ser suficientes para eliminar completamente la sobrecarga o contractura.

El reset muscular, efectivamente, deshace por completo la sobrecarga o la contractura. ¡Pero ojo, no es magia! Durante la lesión tu músculo no ha tenido buena circulación sanguínea, y por tanto está muy débil. Tienes que volver a entrenar muy progresivamente. Si tienes un poco de paciencia y lo haces bien, no recaerás, ya que al contrario que con otros tratamientos ya no quedan restos de la contractura anterior.

No tomes anti-inflamatorios. Impiden que tu músculo se recupere y se haga más fuerte, ya que inhiben la actividad de los mioblastos (las células que reconstruyen los músculos).

Finalmente, evita las dos causas principales. 1) Para evitar el sobreuso, revisa tu método de entrenamiento para evitar aumentos de intensidad o frecuencia que no sean progresivos. Progresión es la palabra clave. 2) Para evitar los problemas biomecánicos, te recomendamos que mejores tu técnica o adaptes bien el material (bicicleta, raqueta, etc.) Es una garantía a futuro. Acude a un profesional, es una inversión que merece la pena.